ESTIRAMIENTO CON BOTOX

(TOXINA BOTULÍNICA)

El tratamiento con Botox es uno de los procedimientos más utilizados por todos los especialistas en estética facial.

Su aplicación está indicada para combatir los signos del envejecimiento facial, específicamente para eliminar las pequeñas arrugas e imperfecciones que aparecen por la actividad de los músculos de la expresión facial.

Normalmente, con procedimientos de un abordaje mayor como el lifting facial no se consiguen los mismos resultados. El éxito de este tratamiento estético depende, por un lado, de la correcta dosificación de Botox y, por otro lado, de la aplicación de ella en la zona a tratar.

Estiramiento con toxina botulinica

En lo que se refiere a la eliminación de las arrugas faciales, el botox ofrece claras ventajas:
     

  • Evita la cirugía.

  • Se puede aplicar en cualquier época del año.

  • Es una técnica prácticamente indolora.

  • Sus efectos son inmediatos y se prolongan entre cinco y seis meses.

  • Apenas tiene contraindicaciones.

  • Raramente produce efectos adversos, como reacciones alérgicas, rigidez facial o náuseas.

    
La técnica consiste en la infiltración mediante una aguja extrafina de la toxina botulínica en el músculo de la zona que se desea tratar, produciendo su relajación e inhibiendo el movimiento del mismo. De ahí que su aplicación fundamental en estética sea el tratamiento de las arrugas de expresión, es decir aquéllas que aparecen en el entrecejo, la frente, las comisuras de los labios o el contorno de los ojos.

Es muy importante que este tratamiento sea aplicado por un especialista conocedor de la anatomía facial, ya que un pinchazo con botox en el lugar equivocado puede generar una expresión no deseada. 

Zonas donde se aplica el botox; El botox es una toxina que al aplicarse de forma subcutánea en la piel causa la parálisis muscular de la zona a tratar. Al administrarlo en una área concreta se impide temporalmente la contracción de aquellos músculos que causan la formación de líneas de expresión cuando están en movimiento. Esto quiere decir que esta sustancia es efectiva únicamente en arrugas dinámicas que son causas por la gesticulación facial.

¿Exactamente dónde se aplica el botox? Las zonas en las que se administra son las siguientes: 

Arrugas frontales; Son los surcos que se producen por la contracción del músculo frontal ubicado en la frente. Al aplicar botox en esta zona logramos eliminar la formación de las líneas de expresión de la frente, mejor conocidas como código de barras.

Arrugas periorbitarias; ¿Periorbitarias? Sí, este es el nombre con el que se conoce a las comúnmente llamadas “patas de gallo”. Estas líneas de expresión se forman por la contracción del músculo orbicular de los ojos.

 

Arrugas del entrecejo;Esta es una de las zonas donde más se aplican botox las personas, ya que estas arrugas son muy comunes y difícilmente responden a otros tratamientos. El entrecejo se arruga por el movimiento del músculo corrugador y su corrección con botox resulta muy estética y natural.

Son muchos los centros estéticos que en la actualidad ofrecen tratar con botox las arrugas alrededor de los labios, surcos del cuello y líneas de expresión en el contorno de la nariz, sin embargo, la aplicación de toxina en estas zonas no está recomendada por los expertos.

Para tratar los surcos en dichas áreas existen tratamientos que ofrecen, incluso, un mejor resultado que el botox, como es el caso de las inyecciones de ácido hialurónico.

Labios poco carnosos; El botox se inyecta en los labios con una aguja muy fina, en el grupo muscular de labios, a menudo varias veces para obtener mejores resultados.

Aunque la idea de la inyección de una pequeña aguja en el labio puede parecer doloroso, el procedimiento de botox en labios es relativamente sencillo y rápido. Muchos pacientes han comparado la sensación de inyecciones de botox con la de una picadura de abeja. El procedimiento suele durar de cinco a treinta minutos.

Las inyecciones en el labio se puede repetir tantas veces como sea necesario, ya que son sólo temporales. Por lo general, el aspecto carnoso comenzará a perder su volumen dentro de dos a cuatro meses.

En la actualidad las inyecciones de ácido hialurónico, colágeno y botox se han convertido en la mejor manera de aumentar el grosor de los labios a la vez que hidratarlos. La solución más sencilla y eficaz de lucir unos labios perfectos sin necesidad de cirugía.

¿Cuánto dura el efecto del botox?; Los resultados de la aplicación de botox para mejorar la apariencia de las arrugas son inmediatos. Si bien después de la sesión la persona puede lucir el rostro un poco inflamado por causa de la inyección, con el paso de las horas se podrá notar una mejoría bastante considerable.

El botox ofrece un efecto tensor temporal, ya que a medida que van pasando los días, semanas y meses el músculo se va debilitando nuevamente hasta recuperar su movimiento al cabo de los 6 meses. Por lo tanto, podemos decir que ese el periodo de tiempo que dura el efecto del botox.

Una vez que se ha recuperado la movilidad muscular y las arrugas se han vuelto a formar resulta necesario realizar una nueva aplicación. 

¡Acude siempre a un profesional!; La aplicación de botox es un procedimiento que se lleva a cabo a través de microinyecciones de toxina botulínica en la zona a tratar. Para que el tratamiento quede de la forma deseada y se obtengan resultados exitosos, es preciso que el especialista evalúe previamente el rostro de la persona para determinar en qué lugares es mejor realizar la inyección sin afectar la apariencia de otras zonas de la cara.

El rejuvenecimiento facial con botox no tiene por qué representar un riesgo para la salud y mucho menos causar consecuencias lamentables.

CASOS DE ÉXITO